EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA (6)

EJEMPLO DE TRANSFORMACIÓN DE UN CÉSPED EN PRADO FLORIDO

El prado florido está situado en un jardín a las afueras de Oviedo a una altitud de unos 285 m.s.n.m. Disfruta del clima atlántico, caen unos 960 mm/m2 de precipitación media anual y esta en la zona 9 USDA . Se encuentra en una ladera que mira al sur y tiene un 2,5% de pendiente hacia el sureste .

El terreno pasó por diferentes usos: huerta, prado de diente y por último césped (20 siegas/año) hasta comenzar su conversión en el prado florido actual.

Margaritones en el prado ( Julio del 2014)
Margaritones en el prado
Julio 2014

El suelo tiene un horizonte superficial potente (50 cm. de profundidad) compuesto por tierra vegetal con alto contenido en materia orgánica sobre una capa arcilloarenosa permeable. La zona alta es más seca y soleada, en general, que la zona baja, debido a la presencia de construcciones en esta última que sombrean el terreno. Sus dimensiones medias son 28 m. de largo por 18 m. de ancho. Tiene varios árboles y arbustos jóvenes plantados en las zonas perimetrales: abedules, caqui, nashy, perales, nogales americanos, pino, loros, magnolia de hoja caduca, lilos, .. que dejan un espacio central amplio y vacío. Varios caminos de hierba segada cruzan el prado.

Caminos segados en el prado alto.
Caminos segados en el prado florido
Julio 2014

En el año 2014, comenzamos la transformación de césped en prado florido mediante el cambio del régimen de siegas – pasamos de 20 siegas a 3 cortes anuales- y la introducción de especies nuevas.

Prado con flores original . Julio 2014
Aspecto general del prado antes de la siega de verano
de julio 2014 y antes de comenzar la introducción de nuevas especies.

RESULTADOS

NATURALIZACIÓN DE BULBOS

La naturalización de bulbos en hierba se esta llevando a cabo desde el primer otoño en campañas sucesivas de plantación. Hasta ahora se han plantado alrededor de 1.200 uds. de bulbos pertenecientes a unas 38 especies y variedades distintas de plantas. Inicialmente plantamos poca cantidad de ejemplares de cada una de ellas hasta comprobar su viabilidad. Desde hace un par de años , además de probar especies nuevas, vamos incrementado el número de ejemplares de las mejor adaptadas.

COMPORTAMIENTO

Hemos dividido esas especies en 5 clases según su comportamiento o resultado en el prado florido al cabo de estos años:

  1. Especies que han fracasado y desaparecido completamente tras florecer la primavera siguiente a su plantación: Crocus tommasianus, Galanthus nivalis, Colchicum autumnale, Colchicum hib. y Camassia quamash.
  2. Especies que florecen de forma muy irregular o no lo hacen todos los años: Tulipa sylvestris, Gladiolus communis sb. byzantinus y Narcissus poeticus var. recurvus.
  3. Especies que florecen año tras año aunque por ahora no se han apreciado signos de multiplicación o sólo en algunos ejemplares: Fritillaria meleagris, Ornithogalum umbellatum, Ophrys apifera, Hyacinthoides sp. ( 1), Crocus vernus…
  4. Especies con signos claros de multiplicación: especies autóctonas de Narcissus e híbridos derivados del Narcissus triandrus (N. Thalia), Camassia leitchlinii caerulea, Orchis mascula, Crocus serotinus, Crocus speciosus, Leucojum aestivum, Dactylorhiza elata, Asphodelus albus,
  5. Especies naturalizadas con éxito , pero no adecuadas : es el caso de la Bletilla striata, orquídea terrestre de procedencia asiática, cuyas floración y vegetación  tardías son incompatible con el momento de la primera siega del prado. Este error nos obligó a su trasplante y cultivo en zonas sin hierba.

Vemos pues que las especies autóctonas o  las más adaptadas a la humedad son las que mejor resultado están dando y aquellas procedentes de sitios más áridos sobreviven , pero no dan tan buen resultado, aún siendo plantadas en las zonas altas y más secas.

LAS LISTAS DE PLANTAS FUNCIONAN A MEDIAS

Unas cuantas plantas que han desaparecido o no han “funcionado” bien aparecen en las listas de plantas recomendadas para naturalizar en hierba (1) , de lo que se puede deducir que las características microclimáticas, edáficas, etc.. de cada sitio son determinantes para el éxito de la naturalización.

Así, por ejemplo, la desaparecida Camassia quamash procede de zonas de Norteamérica que tienen gran humedad durante su época de crecimiento, pero disfruta de veranos muchos más secos que los asturianos. Además, en su región de origen no tiene que convivir con  gramíneas tan altas o plantas competidoras como las de aquí . Quizás habría que añadir que es comestible, por lo que también es probable que sus bulbos hayan sido devorados por los roedores.

MARRAS

En cualquier caso, hay que contar con un porcentaje de marras debido a las condiciones del sitio, las condiciones de los bulbos, su mayor o menor facilidad para enraizar, la ejecución de la propia plantación, la presencia de roedores o insectos parásitos, etc..

Algunas de las especies tóxicas o poco apetecidas por los roedores de vida subterránea que hemos plantado son: Allium sp., Fritillaria sp., Galanthus sp., Hyacinthoides sp., Iris sp., Leucojum sp., Narcissus sp., Ornithogallum umbellatum y Scilla sp.,

Como siempre, es importante conseguir un material vegetal que esté en las mejores condiciones posibles.

Nuestra experiencia demuestra que es necesario acostumbrarse a probar con «espíritu jardinero» diferentes especies y localizaciones , hasta dar con la combinación más satisfactoria, sabiendo que habrá algunos intentos fallidos.

INFLUENCIA DE LA METEOROLOGÍA

La  meteorología influye mucho en la floración de cada temporada, ya que el desarrollo de los bulbos y otras plantas herbáceas se ve afectado por las condiciones meteorológicas presentes durante su período de crecimiento actual o pasado. Por ejemplo, el jardinero inglés Chrystopher LLoyd advierte en su libro » The well tempered garden« que el aumento o disminución de la floración de los narcisos depende de la cantidad de lluvia caída durante la primavera del año anterior.

SIEMBRAS DE ANUALES

Hemos sembrado dos especies anuales: amapolas silvestres (Papaver rhoeas) y pollitos (Rhinanthus minor).

La siembra de amapolas fracasó  en su mayor parte. Esto seguramente se haya debido a que sus semillas necesitan un terreno suelto o cultivado para su germinación.

Por contra, la siembra de pollitos (Rhinanthus minor ) dio buenos resultados. Esta planta autóctona anual es una hemiparásita de las gramíneas por lo que, además de aportar una floración singular y llamativa, reduce el vigor de la hierba  y su capacidad de competencia. Por ello se utiliza como ayuda para aumentar la diversidad vegetal de los prados floridos. Ya el primer año tras la siembra pudimos comprobar que la densidad y tamaño de las gramíneas era menor en las zonas donde era más abundante.

La intención es seguir aportando semilla año tras año hasta conseguir un debilitamiento uniforme de las gramíneas en todo el prado.

El método de introducción ha consistido en recoger semilla en prados cercanos y  esparcirla a voleo antes de la primera siega, de forma que la propia hierba segada tapa la simiente durante el tiempo en que se deja secando sobre la superficie del terreno.

SIEMBRAS DE VIVACES

Especies de plantas herbáceas vivaces ya existentes en el prado que hemos comenzado a sembrar para aumentar su presencia son: el Trébol rojo (Trifolium pratense), el margaritón (Leucanthemum vulgare) y la cuajaleche (Galium verum). Las semillas utilizadas proceden de plantas de la zona, excepto las de Trifolium pratense que son de una variedad comercial. Los resultados empiezan a verse tímidamente y confiamos en que, una vez establecidas las plantitas procedentes de semillas, éstas empiecen a expandirse por medios vegetativos ya que las tres plantas emiten estolones.

Además de las siembras a voleo antes de la siega, también utilizamos la técnica de siembra a golpes aprovechando los hoyos de plantación de las plantas bulbosas.

OTROS DATOS

Otros datos que resultan interesantes para analizar los resultados son los siguientes:

  • La duración de los períodos con flor en nuestro prado florido supera los 8 meses, ya que contamos con las floraciones de
    • Plantas bulbosas de invierno/primavera ( 4,5 meses)
    • Plantas bulbosas otoñales ( 2 meses)
    • Plantas vivaces desde el final de la floración de las bulbosas de primavera hasta la siega de verano ( de 1,5 a 2 meses)
  • El solapamiento de floraciones es completo durante esos períodos y aún se puede mejorar si incrementamos el número de especies o variedades.
  • El tiempo y coste de mantenimiento se reducen a la mitad, ya que se pasa de un mínimo de 25 h/año de trabajo con tractor segador, en el caso de las 20 siegas, a unas 12h/año, en el caso de los 3 cortes (8h+2h+2h).
  • El ahorro económico en el mantenimiento compensa con creces el coste de introducción de nuevas especies en el prado florido
  • La vida animal ha aumentado mucho. Se aprecia el incremento de insectos polinizadores de todo tipo ( lepidópteros, dípteros, himenópteros, etc…) , así como el de aves.

CONCLUSIÓN

Creemos que nuestra experiencia demuestra que merece la pena acometer la creación de un prado florido en cualquier jardín de nuestra zona. Ya que, como decíamos en el primer capítulo, hemos comprobado que es mejor para el medio ambiente, que se mantiene con poco trabajo, que es mucho más ornamental que el césped y que, además, sale mucho más económico.

(1) Nota: Las dos especies de jacinto de los bosques ( Hyacinthoides sp.) introducidas en el prado se han multiplicado vigorosamente en zonas de sotobosque del jardín.  
(2) Nota: Lista de la Royal Horticultural Society inglesa de bulbos para naturalizar en hierba: https://www.rhs.org.uk/advice/profile?pid=150   

Entregas anteriores de esta serie:

EL PRADO FLORIDO EN EL NORTE DE ESPAÑA (1)

EL PRADO FLORIDO EN EL NORTE DE ESPAÑA (2)

EL PRADO FLORIDO EN EL NORTE DE ESPAÑA (3)

EL PRADO FLORIDO EN EL NORTE DE ESPAÑA (4)

EL PRADO FLORIDO EN EL NORTE DE ESPAÑA (5)

2 opiniones en “EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA (6)”

  1. Buenas tardes. Muy interesantes tus entradas. Vivo en Pamplona y llevamos un.par de años naturalizando algunos jardines. Los resultados son bastante buenos. El problema es el cambio de mentalidad. Un saludo

    1. Hola Oscar,

      Me alegro de que te hayan gustado estas entradas sobre los prados floridos y más aún de encontrar a un compañero en la naturalización de jardines. Desde luego, en general impera la mentalidad de tener el césped bien rasurado y todo el jardín muy ordenado, pero creo que poco a poco esto va a ir cambiando – como ya ha pasado en otros países – y se abrirá paso el naturalismo. Mientras tanto tendremos que seguir estudiando y probando para hacerlo lo mejor posible.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.