Finca de la Fundación Botín en Puente de San Miguel ( Cantabria)

paseo-de-entrada-finca-fundacion-botin
Paseo de entrada Finca Fundación Botín

La finca de la Fundación Botín en Puente de San Miguel ( Cantabria) alberga unos magníficos jardines cercanos a la capital montañesa. Estos fueron creados alrededor del solar de un antiguo mayorazgo del siglo XV y son el resultado de un esfuerzo continuado de mejora y embellecimiento del lugar durante más de 150 años. La inspiración científica, el afán naturalista y el amor por el Arte han guiado las aportaciones realizadas por cinco  generaciones de la familia Sanz de Sautuola – Botín, propietaria de la finca.

CAMPANARIOEl trazado a la inglesa del jardín antiguo – a base de grandes praderas de césped salpicadas de multitud de árboles impresionantes, conectadas por caminos ondulantes – data de mediados del siglo XIX y ha sufrido muy pocos cambios hasta hoy. Esta ordenación “naturalista” acogió la plantación de la importante cantidad de especies exóticas que se conserva en el jardín. Fue tal el interés de la familia por aquellas, que la parte más cercana a la casa solariega se convirtió en un auténtico “jardín de aclimatación”.

Continuar leyendo “Finca de la Fundación Botín en Puente de San Miguel ( Cantabria)”

Tres jardines junto al mar Cantábrico

¿Quién diría que hay jardines en España que podríamos encontrar en Inglaterra o incluso en el este de Estados Unidos?IMG_3458

En principio, muy pocas personas, porque los jardines casi desconocidos que hemos visitado en la costa norte de España, son muy distintos a los jardines  españoles  más famosos.

Estos tres jardines junto al mar Cantábrico de los que vamos a hablar en próximas entradas, situados a la vista del mar o muy próximos a él, rodeados por praderas, bosques y montañas frondosas, desafían la idea que se tiene del jardín español, más cercana al mundo mediterráneo y a la cultura hispano árabe, cuya máxima expresión encontramos en La Alhambra y El Generalife de Granada.

El entorno de la costa cantábrica, también llamado “La España Verde”, disfruta de un clima húmedo y templado con inviernos suaves y veranos lluviosos, más similar al del sur de Inglaterra que al del resto de la península ibérica.  Este clima, el paisaje de pastos y bosques, así como las seculares relaciones comerciales con los británicos, han facilitado que la corriente naturalista en el diseño de los jardines haya sido fundamental en su creación.

Veremos pues los jardines del Chano o de la Fonte Baixa junto a Luarca ( Asturias) , los jardines de la Fundación Museo Evaristo Valle en Somió ( Gijón, Asturias) y los jardines de la Fundación Botín en Puente de San Miguel ( Cantabria).

Esperamos que disfruten de las visitas.

La primera flor del 2016

La primera flor del 2016 que ha nacido en nuestro jardín, se ha producido a inicios de enero en una planta de Iris japonica. Las temperaturas suaves que hemos tenido durante el otoño y el inicio del invierno han provocado que esta planta haya adelantado unos dos meses su floración sobre la fecha del año 2015.

iris japonica2015

Este lirio crestado, originario de los márgenes de bosques y prados húmedos de zonas templadas y subtropicales de China y Japón, es una planta perenne rizomatosa que se extiende mediante finos estolones. En las condiciones apropiadas de semisombra , alta humedad y clima templado es una planta cubre suelos rústica y original que florece durante un largo período.

Nosotros la tenemos situada en una esquina orientada al sur -protegida del viento frío del Nordeste – con una ligera caída hacia el mediodía. El terreno esta cubierto por un limonero y un alcanforero , ambos de hoja perenne, y un peral. Esta posición cálida, junto con el disfrute de mucha sombra en verano y mucho sol en invierno , se ha demostrado excelente para el desarrollo y floración de este lirio tapizante.

http://www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/iris-japonica-fringed-iris

 

El Picudo Rojo amenaza las palmeras del Norte de España

Plantas de indianos

No hay tantas palmeras en el Norte de España como en el Sur o en el Levante, sin embargo tienen tanto valor histórico, simbólico u ornamental como sus congéneres de la costa mediterránea. Inicialmente, la mayoría fueron plantadas por los indianos en las casas y palacetes que se construyeron a su vuelta de “hacer las Américas”, a finales del s.XIX y comienzos del s.XX, y acabaron convirtiéndose en símbolos vivientes del éxito de sus dueños.Quinta Guadalupe - Colombres

Desde Pontevedra hasta Guipúzcoa, asomadas al Atlántico y al Cantábrico, nos encontramos las casas y palacios de Indianos en abundancia; sólo en Asturias hay más de dos mil, muchas de ellas con jardines. La especie de palmera más utilizada en ellos ha sido la canaria ( Phoenix canariensis ), aunque tambien es común ver palmitos elevados ( Trachycarpus fortunei ) y , más raramente, otras especies como las palmeras de abanico ( Washingtonia filifera) o las palmeras datileras ( Phoenix dactylifera).

También hallamos grupos de palmeras en parques de gran tradición como el de Piquío en Santander o el de las Palmeras y jardines de Vicenti en Pontevedra, y en otros más modernos como el de Las Palmeras de Gijón.

El Picudo Rojo amenaza las palmeras

250px-Rhynchophorus_ferrugineus_MHNTTodas están ahora amenazadas por el ataque del picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) , un escarabajo curculiónido o gorgojo de gran tamaño – alcanza los 5 cm. de largo – poco conocido en estas regiones, que ha ido devastando los palmerales de la zona mediterránea durante varias décadas. Ataca a muchas de las palmeras más utilizadas en paseos, parques y plantaciones del área mediterránea , aunque sus preferidas son la palmera canaria y la datilera.

Continuar leyendo “El Picudo Rojo amenaza las palmeras del Norte de España”

Los bancos en Central Park

07.1n020.benches1--300x150[1]La primera visita al Central Park de Nueva York, ese gran espacio verde en el centro de un conglomerado urbano de más de 8.400.000 de habitantes, viene precedida por la visión de infinidad de imágenes y apariciones del parque en multitud de películas.  De tal forma que, al visitarlo, crees estar en lugares ya conocidos, pues la impresión de “dejá vu” es casi constante; sin embargo tiene algo que no logra captar el celuloide y que experimentas fuertemente en vivo: La sensación de lejanía de la ciudad enorme que lo rodea. Esta impresión se tiene incluso mientras se ven los rascacielos por encima de las copas de los árboles (una  de las fotos más repetidas del parque) y consigue “sacarte” de la ciudad, aunque estés en su centro.

gapstow-bridge-in-central-parkSegún te vas internando en sus 341  hectáreas el paisaje te lleva a lugares – y quizás tiempos – lejanos. Bosques salvajes, lagos maravillosos y prados enormes se suceden en una conjunción perfectamente calculada para hacerte olvidar la gran urbe.

Continuar leyendo “Los bancos en Central Park”