Los bancos en Central Park

07.1n020.benches1--300x150[1]La primera visita al Central Park de Nueva York, ese gran espacio verde en el centro de un conglomerado urbano de más de 8.400.000 de habitantes, viene precedida por la visión de infinidad de imágenes y apariciones del parque en multitud de películas.  De tal forma que, al visitarlo, crees estar en lugares ya conocidos, pues la impresión de “dejá vu” es casi constante; sin embargo tiene algo que no logra captar el celuloide y que experimentas fuertemente en vivo: La sensación de lejanía de la ciudad enorme que lo rodea. Esta impresión se tiene incluso mientras se ven los rascacielos por encima de las copas de los árboles (una  de las fotos más repetidas del parque) y consigue «sacarte» de la ciudad, aunque estés en su centro.

gapstow-bridge-in-central-parkSegún te vas internando en sus 341  hectáreas el paisaje te lleva a lugares – y quizás tiempos – lejanos. Bosques salvajes, lagos maravillosos y prados enormes se suceden en una conjunción perfectamente calculada para hacerte olvidar la gran urbe.

Un parque diseñado para reposar y curar el alma

1110_Frederick-Law-OlmstedFrederick Law Olmsted y Calvert Vaux diseñaron sus paisajes de estilo pastoral o de estilo pintoresco con la intención expresa de curar el alma de los neoyorquinos sometidos a la agitación de la vida en la ciudad moderna y según la idea del primero de que la vista del paisaje – sobre todo el pastoral con sus prados rodeados de árboles- tiene un efecto psicológico beneficioso, como adelantó Olmsted en sus escritos.

dsc_0185En un parque así – ideal para dar  tranquilos paseos sin encontrarte con los llamativos elementos artificiales que llenan tu visión en la ciudad – son indispensables los bancos donde descansar, relajarse y disfrutar del entorno.  Hay más de nueve mil bancos en Central Park de varios modelos, aunque son mayoría los tradicionales de sencillos listones de madera. Dos de sus características llaman la atención: lo bien cuidados que están por la casi ausencia de vandalismo y las plaquitas metálicas brillantes situadas en la parte alta de muchos de ellos.

Cuando por curiosidad te acercas a leer lo escrito,  te encuentras con una variedad de textos originales que expresan de forma inmejorable la relación de los usuarios con el parque. Puedes leer declaraciones de amor y proposiciones de matrimonio, recordatorios de amigos, familiares o animales queridos fallecidos, poemas, frases filosóficas, frases laudatorias del parque y multitud de textos distintos hasta completar las más de dos mil plaquitas colocadas por la Central Park Conservancy.

La Central Park Conservancy es la entidad responsable de la conservación del parque y cuenta desde 1986 entre sus programas de donaciones privadas y voluntariado con el  programa de “adopción” de bancos. Pese al precio (un mínimo de 7.500 dólares cada banco adoptado de por vida con su plaquita personalizada) el éxito ha sido innegable y cada día son más los visitantes, neoyorquinos o foráneos, que colocan sus placas en un banco adoptado y colaboran así al sostenimiento del parque.

Llama la atención este dominio privado de lo público, que quizás explique el respeto por el parque y todos sus elementos de mobiliario urbano , no como aquí – en España – donde lo público no es de nadie y  por tanto es susceptible de ser utilizado de mala manera. Pero sobre todo impacta la vinculación emocional de los usuarios con su parque al que reconocen como obra de arte y fuente de bienestar.

http://www.centralparknyc.org/donate/honor-someone-special/adopt-a-bench.html

2 opiniones en “Los bancos en Central Park”

  1. Hola, lo primero enhorabuena por el blog, he leído alguna cosilla muy interesante, ánimo y seguid así.
    Sobre el Central Park puedo afirmar cada una de las cosas que has contado, yo cuándo estuve la sensación fue de tal tranquilidad que no me quería marchar. Si a uno le gustan los parques y este tipo de espacios no debe dejar pasar la oportunidad de visitarlo. Se quedará sorprendido como a mi me pasó con algunos árboles altísimos, y si conoces un poco la técnica de poda en altura te gustará aún más imagina cómo hacen para mantener todo eso en ese estado tan bueno que lo tienen.
    Otro sitio recomendable y que me gustó también mucho es el de Londres, el Hyde Park, aunque este es más estilo inglés, mucho más pradera.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.