EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA (4)

Cuarta entrega de El Prado Florido del Norte de España en la que vemos algunos aspectos del diseño de plantación a tener en cuenta.

DISEÑO DE PLANTACIÓN

El diseño de la plantación de bulbos y vivaces que vayamos a naturalizar en nuestro prado florido debería tener en cuenta lo siguiente:

PUNTO DE VISTA DEL OBSERVADOR

El observador del prado suele estar a media o larga distancia de las plantaciones, por lo que es necesario plantar gran número de ejemplares de cada especie para causar impacto visual. Esto es así incluso cuando paseamos por los caminos abiertos en el prado, ya que siempre hay zonas alejadas del observador. Además las plantaciones pueden ser vistas desde diferentes puntos, aunque haya algunos dominantes como puedan ser ventanas o terrazas.

Prado florido en abril con glicinia florecida.
Prado florido en abril con glicinia florecida

MASAS MONOCROMÁTICAS

Causan más impacto visual las masas de flores monocolor que las masas de colores mezclados y, además, son muy comunes en nuestros paisajes. Las poblaciones de flores silvestres en los prados de siega tienden a crecer agrupadas y, por tanto, a producir manchas monocromáticas en el momento de la floración. Suele darse que una misma zona va adquiriendo diferentes colores a lo largo de la temporada, según van pasando las distintas floraciones.

A continuación vemos unos cuantos ejemplos :

Si queremos conseguir ese efecto naturalista tendremos que introducir en nuestro prado los bulbos y las plantas de la misma especie o variedad agrupadas por zonas.

Aún así, tampoco es raro encontrarse en los prados silvestres con mezclas de flores de especies herbáceas y bulbosas, aunque suele haber una de ellas que domina visualmente por su mayor tamaño o por su color más llamativo.

Orquídeas manchadas y Escilas de primavera en un prado húmedo
Espigas de la orquídea Androrchis mascula junto a panículas azules de Scilla verna en un prado húmedo.
Tipos de flores en un prado del norte: espigas de orquídeas y margaritas
Las espigas moradas de la orquídea Dactylorhiza elata junto a capítulos de Leucanthemum vulgare y Centaurea nigra ( entre otras)

MASAS COINCIDENTES EN EL TIEMPO

En los prados norteños también pueden coexistir masas de flores de diferentes especies al mismo tiempo, en este caso cada especie tiende a ocupar la zona donde las condiciones microclimáticas ( luz, humedad del suelo, ..) le son más propicias o está mejor adaptada a las mismas.

Berros de prado en un prado húmedo
Las masas de Cardamine pratensis ocupan las zonas más húmedas del prado, como son las zanjas de drenaje que lo rodean.

MASAS EN EL MISMO SITIO

Un mismo espacio o habitat puede albergar varias capas de plantas bulbosas con períodos o momentos de floración sucesivos. Por ejemplo: el mismo metro cuadrado podría contener azafranes de otoño ( fl. oct-nov), azafranes de invierno ( fl. ene-feb) , narcisos ( fl. feb-mar) , tableros de damas ( fl. mar-abr), camassias ( fl. abr-may) y orquídeas altas (fl. may).

PLANTACIÓN EN MASAS DE BULBOS

El tipo de plantación que se usa en diseños naturalistas y que más se ajusta a todo lo dicho anteriormente, es la plantación en masas ( “drift planting” en inglés). Son grupos de una sola especie bulbosa, que tienen formas redondeadas (elíptica , ameba, ..)   y no siguen patrones geométricos de plantación (marco real, tresbolillo, etc..). La forma tradicional de distribuir los bulbos sobre el terreno del prado florido para conseguir esa distribución consiste en lanzarlos al aire y plantarlos donde caigan ¡ Con cuidado de no perderlos entre la hierba!

Plantador de bulbos que utilizamos en nuestro prado
Este plantador de bulbos profesional es perfecto para plantar o trasplantar masas de bulbos
( Plantador de la tienda online Mis Herramientas de jardín )

La densidad de plantación ( número de bulbos por metro cuadrado) está influida por:

  • Tamaño y altura de las inflorescencias .
  • Capacidad de multiplicación y colonización.
  • Efecto ornamental que se quiera crear.
  • Presupuesto o cantidad de bulbos disponibles.

Por ejemplo, si queremos conseguir un efecto más potente e inmediato, podríamos plantar desde unos 10 ó 15 bulbos por metro cuadrado en bulbos de plantas grandes como camassias, hasta más de 50 bulbos por metro cuadrado en bulbos de plantas pequeñas como los azafranes. Hay que tener en cuenta que si las plantas se naturalizan bien, comenzarán a multiplicarse en poco tiempo.

JUEGOS DE COLOR

Cuando nuestro prado florido acoja especies arbóreas, arbustivas o herbáceas con coloraciones llamativas en primavera como glicinias, weigelias, lunarias,… o en otoño como arces, liquidambar, , caquis, … Podremos aprovechar esa circunstancia para situar a su alrededor bulbos que produzcan juegos de color interesante.

Más entradas de esta serie:

EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA (1)

EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA (2)

EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA (3)

EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA (3)

Tercera parte de El Prado Florido en el Norte de España donde vemos los criterios funcionales en la selección de especies.

SELECCIÓN DE ESPECIES: CRITERIOS ORNAMENTALES

La selección de especies que vamos a introducir en nuestro prado con flores del norte creemos que también debería tener en cuenta los siguientes criterios :

MOMENTO Y DURACIÓN DE LA FLORACIÓN

Si queremos que nuestra pradera se mantenga en flor el máximo tiempo posible tendremos que incluir un número suficiente de especies. Estas las escogeremos de forma que su floración aparezca sucesivamente y que , a ser posible, se solape sin tiempos muertos.

BULBOSAS

En el diagrama inferior podemos ver la aplicación práctica de lo expuesto. Corresponde a las floraciones de las plantas bulbosas desde el otoño hasta la primavera en nuestro prado para un año medio. Hemos corregido el diagrama original y eliminado las especies que desaparecieron.

Floración escalonada de las plantas bulbosas en nuestro prado (1)

Como vemos, nos da una idea bastante aproximada del escalonamiento de floraciones que hemos creado y de los colores que van a aportar a la composición del prado del norte . Las fechas de inicio y final de la floración cambian cada temporada en función de las temperaturas invernales, del momento real del inicio de la primavera y de la insolación o calentamiento que recibe cada zona.

HERBÁCEAS DE FLOR

También nos conviene contar con los períodos de floración de las herbáceas de flor , ya sean existentes o de plantación nueva, para poder anticipar el juego de colores que se va a producir en cada momento del año en las zonas ocupadas por ellas.

Períodos aproximados de floración de las herbáceas de flor en nuestro prado (2)
( Fuente de datos: https://www.asturnatura.com/ )

TAMAÑO Y FORMA DE LAS FLORES

Flores de la orquídea Serapias cordigera en un prado del norte de Santander
Grupo de flores de la orquidea Serapias cordigera en un prado de Cabo Mayor (Santander)

Por lo general tienen un aspecto más natural las flores pequeñas o las inflorescencias como espigas, corimbos, capítulos,.. que las flores muy grandes obtenidas por selección e hibridación en vivero. Así, por ejemplo , son preferibles los bulbos botánicos (3) o de flores pequeñas a las variedades selectas para la naturalización en el prado .

ALTURA DEL TALLO FLORAL

Debido al régimen de siegas de nuestro prado, éste pasa por fases sucesivas de hierba baja, hierba media en crecimiento y hierba alta. También deberemos tener en cuenta estas alturas de la hierba a la hora de elegir las plantas, ya que idealmente la altura del tallo floral debería ser igual o mayor a la altura de la hierba  para que pudiéramos apreciar bien las flores desde lejos.

Espigas de orquídea en un prado del norte de España.
Espigas de Androrchis mascula en un talud de prado

Esto muchas veces ocurre de forma natural, así se puede comprobar en prados donde las plantas que aparecen tienen tallos florales cada vez más altos según avanza la temporada de crecimiento de la hierba.

Es el caso de dos orquídeas terrestres autóctonas que comparten el mismo hábitat de prados húmedos: el satirión manchado (Androrchis mascula) y la Dactylorhiza elata. La primera florece en abril y llega alcanzar los 60 cm. de altura, mientras que la segunda florece un mes más tarde, cuando la hierba empieza a estar muy alta, y su tallo floral casi puede doblar en altura a la primera. Similarmente, el berro de prado (Cardamine pratensis) , otra herbácea vivaz autóctona propia de zonas húmedas que florece entre abril y mayo, también llega a 60 cm. de altura.

El Berro de prado es común en los prados húmedos del norte
Inflorescencias de Cardamine pratensis en un prado húmedo
 (1) y ( 2) Los colores de las barras indican el color aproximado de las flores. 
(2) Las zonas sombreadas de las barras indican los "picos" de floración de aquellas herbáceas reflorecientes.
(3) Los casas comerciales de plantas bulbosas llaman "bulbos botánicos" a los ejemplares de especies silvestres que no han sido objeto de selección o mejora varietal. Por ejemplo los narcisos silvestres Narcissus bulbocodium o Narcissus triandrus son "botánicos", mientras que los Narcisos "Thalia" o "Carlton" son variedades seleccionadas.

Más de esta serie:

EL PRADO FLORIDO EN EL NORTE DE ESPAÑA (1)

EL PRADO FLORIDO EN EL NORTE DE ESPAÑA (2)

EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA (2)

Segunda entrega de El Prado Florido en el Norte de España donde vemos la implantación y los criterios funcionales de selección de especies.

Prado del norte comenzando a espigar con flores de centaurea
Prado comenzando a espigar con flores moradas de Centaurea

TÉCNICAS DE IMPLANTACIÓN

El prado florido del norte puede ser creado de dos maneras distintas. Esto dependerá de que el terreno albergue una superficie de hierba establecida o que sea de nueva implantación.

Si partimos de una superficie de hierba establecida, es decir: un césped más o menos cuidado (como fue nuestro caso), ya tenemos hecha una parte del trabajo, pero es probable que algunas gramíneas no sean las más adecuadas por su altura o el tamaño de su hoja. Además, seguramente falten por introducir las especies de flor – tanto bulbosas como herbáceas – necesarias para aumentar la diversidad, la duración y el interés de las floraciones.

Si el prado florido es de nueva creación lo sembraremos de forma similar al césped, con la única diferencia de que la mezcla de semillas se compondrá de gramíneas, anuales y vivaces de flor. Actualmente existen en el mercado mezclas comerciales adaptadas a cada clima, aunque también se pueden crear ex profeso tras analizar las especies más idóneas para el lugar o aquellas existentes en los prados de los alrededores.

SELECCIÓN DE ESPECIES: CRITERIOS FUNCIONALES

Esta selección de especies se basa en lo observado realmente sobre el terreno y sirve tanto para la introducción de especies en el prado, como para la creación de un prado florido completamente nuevo.

La selección de especies debe tener en cuenta, ante todo, criterios funcionales como son su adaptación al clima, al suelo, a la competencia de las gramíneas y, muy importante, al régimen de siegas del prado. Si las plantas que introduzcamos no cumplen esas condiciones no van a poder prosperar y florecer adecuadamente.

ADAPTACIÓN AL CLIMA Y SUELO

También tendremos que tener en cuenta las características microclimáticas y de suelo del lugar. Es fácil encontrarnos en un mismo prado en el norte con zonas más soleadas, más húmedas o con un terreno más permeable que el resto. Lo que nos puede permitir incluir más diversidad de plantas en función de su adaptación.

Nosotros en ningún momento consideramos la posibilidad de añadir enmiendas al terreno por su coste y falta de eficacia a largo plazo. Es mucho más barato y sostenible adaptarse a las condiciones naturales del suelo.

CLIMA

La adaptación al clima nos obliga  a utilizar plantas provenientes de climas similares al de la cornisa cantábrica o presentes en zonas húmedas de entornos más secos.  Así , por ejemplo, gran parte de las especies de azafrán ( género Crocus) que se utilizan en jardinería (*) provienen  del entorno mediterráneo, forman parte de formaciones vegetales que necesitan mucha menos agua que aquellas dominadas por gramíneas y , por tanto, están bien adaptadas para su uso en rocallas, jardines alpinos, etc.. pero no tanto en el prado. 

Nosotros llegamos a la conclusión de que podremos utilizar muy pocas especies provenientes de esas regiones secas en nuestro prado. Lo que no quiere decir que esas mismas especies no vayan bien en otras zonas del mismo jardín. Por ejemplo, el Crocus tommasinianus no ha perdurado entre nuestra hierba, mientras que ha crecido y se ha multiplicado bien bajo árboles y arbustos de hoja caduca que son entornos más secos y similares a su  hábitat original.

SUELO

Como todos sabemos, los terrenos más sueltos o en pendiente retienen menos la humedad que los suelos fuertes, llanos o en vaguadas por lo que podremos variar la composición de nuestro prado florido en función de esas circunstancias.

Deberemos conocer pues las características físicas de nuestro terreno como son su textura y su permeabilidad. Existen pruebas muy sencillas que puede realizar cualquiera para hacerse una idea bastante acertada de ellas . También hay que tener en cuenta que, si la parcela es grande, esas características pueden variar mucho dentro de la misma

Por supuesto, si nuestro suelo tiene un pH muy alto o muy bajo tendremos que seleccionar cuidadosamente las especies. En nuestro caso, como el suelo de nuestro prado tiene un pH ligeramente ácido, este no ha sido un factor limitante.

Prado del norte en Mayo
Las gramíneas dominan los prados del Norte.

ADAPTACIÓN A LA COMPETENCIA DE LAS GRAMÍNEAS

Las gramíneas presentes en los prados del norte son, en su mayoría, plantas perennes estoloníferas o rizomatosas muy invasoras que tienen una gran capacidad de recubrimiento del terreno. Además, muchas de estas especies emiten sustancias alelopáticas, es decir: liberan sustancias que inhiben la germinación de las semillas o el desarrollo de otras plantas. Sólo las especies resistentes a las gramíneas serán capaces de sobrevivir y multiplicarse en nuestro prado. 

Por ejemplo, en el caso de los azafranes del punto anterior, la presencia de las poáceas en su zona original es escasa y poco dominante, por lo que esas  y otras plantas de su entorno, son poco capaces de aguantar o adaptarse a la tremenda competencia del pasto cantábrico.

Sin embargo, las gramíneas son apreciadas porque, además de formar el tapiz permanente y asegurarnos verdor durante el año, tienen otras características que les otorgan gran valor ornamental: Se mueven con el viento cuando están altas, sus espigas captan muy bien los diferentes matices de la luz y hasta son capaces de condensar la niebla. Sin embargo, estas características están limitadas porque como el espigado se da al final de la primavera,  la abundancia de lluvias tumba las plantas y puede complicar algo la siega del prado.

Por tanto, las especies de herbáceas y bulbosas cuya introducción es más segura son las plantas autóctonas presentes en los prados de los alrededores o aquellas que conviven en sus habitats originales con otras gramíneas.

(*) Muchas de las bulbosas que citamos, al ser poco conocidas y no cultivarse generalmente en nuestros jardines, no se encuentran en los viveros ni en los garden center cercanos , por lo que es necesario comprarlas en proveedores extranjeros ( Eurobulb, Raziel, etc..) o acudir a las listas de intercambio y multiplicarlas.

Continúa en la siguiente página

EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA(1)

Primera entrega de El Prado Florido en el Norte de España donde vemos lo que es un prado florido y las ventajas que tiene sobre el césped.

prado florido en abril
Abril: prado florido con orquídeas, botones de oro, camassias y tréboles

INTRODUCCIÓN

Una de las imágenes más evocadoras de la vida en el campo quizás sea la del prado con flores o prado florido. Esta aparece en la literatura, en la pintura, en el cine, en la publicidad , en la televisión . ¿Quién no recuerda a Heidi corriendo por los prados alpinos de su abuelo? ¿ o La Casa de la Pradera? o ¿ Quién no ha soñado con tumbarse en un campo de flores en primavera?.

Quizás sea por eso que los prados con flores ornamentales se cultivan desde hace mucho tiempo en países de gran tradición jardinera. Llevan años siendo parte integrante de parques y jardines de Inglaterra, Estados Unidos, Francia, Alemania y otras naciones de jardinería avanzada.

Los prados floridos ocupan lugares de honor en los parques y son proyectados por grandes diseñadores de jardines. A estas alturas, ya se han desarrollado multitud de técnicas, variantes y estilos. Pero, como quien dice, acaban de llegar a España y poco a poco van introduciéndose en la jardinería pública y privada de la mano de unos pocos atrevidos. Diseñadores y jardineros que desafían con sus prados de flores la aridez de gran parte de la península ibérica.

Sin embargo, aquí en el Norte, tenemos la suerte de que el prado florido es un tipo de jardinería que encaja perfectamente en climas húmedos como el de la  Cornisa Cantábrica. Como cualquier diseño naturalista está inspirado en paisajes más o menos silvestres. En nuestra zona, podríamos considerar que traslada al jardín – mejorándolos – esos prados de siega y diente tradicionales destinados a la cría del ganado.

Prado florido con azafranes de otoño
Octubre: Azafranes de otoño en el césped del antiguo Jardín de la Isla
(Jardín Botánico Atlántico de Gijón)

Desde luego no rivalizan en color o espectacularidad con las praderas de flores anuales y vivaces de Inglaterra, pero se integran mejor en nuestros paisajes y , también, en nuestros recuerdos.

¿QUÉ ENTENDEMOS POR UN PRADO FLORIDO?

Un prado florido, desde un punto de vista técnico, consiste en una matriz de vegetación permanente, mezcla de especies de gramíneas y de plantas herbáceas de flor – tanto autóctonas como introducidas – ,  que puede incorporar una o varias capas de especies bulbosas naturalizadas. Se distingue así  de los prados de flores anuales o mezclas de anuales o vivaces, que desde hace poco  se comercializan en España,  en que estos últimos no suelen llevar gramíneas en su composición.

Además podemos incorporar cualquier otro elemento del diseño vegetal del jardín, como son árboles ornamentales, frutales, arbustos, etc.. De forma que el prado florido se convierte en la capa que tapiza el terreno de nuestra composición.

Dado que despierta un merecido interés esta forma de jardinería, voy a contar a lo largo de estas entradas lo que hemos aprendido experimentando en nuestro prado florido situado en Oviedo.

Continúa en pág. 2

Jardines del Chano o de Fonte Baixa

Un valle frente al mar

El tercero de estos jardines norteños, localizado junto a la villa costera de Luarca ( Principado de Asturias), comenzó a crearse cuando  Don José Rivera Larraya compró hace 20 años, la primera de las 58 fincas que forman actualmente los 200.000 m2 de los jardines del Chano, también llamados jardines de la Fonte Baixa o  “Jardines de Panrico”.IMG_3458

Entonces, quizás no llegaba a imaginarse que aquel valle junto al mar se convertiría en un parque botánico espectacular, porque la gran pendiente del terreno y el azote del viento salino del nordeste hacían impensable que allí pudieran  sobrevivir más plantas que unos pinos retorcidos y las propias de huertas bajas.

P1040299

Pero la colocación de barreras vegetales sucesivas de pinos marítimos y cipreses de leyland, gracias al consejo del viverista asturiano Rafael Ovalle, hizo posible  un extenso plan de plantación de más de 560 variedades de diversos climas y procedencias.

Continuar leyendo «Jardines del Chano o de Fonte Baixa»

Finca de la Fundación Botín en Puente de San Miguel ( Cantabria)

paseo-de-entrada-finca-fundacion-botin
Paseo de entrada Finca Fundación Botín

La finca de la Fundación Botín en Puente de San Miguel ( Cantabria) alberga unos magníficos jardines cercanos a la capital montañesa. Estos fueron creados alrededor del solar de un antiguo mayorazgo del siglo XV y son el resultado de un esfuerzo continuado de mejora y embellecimiento del lugar durante más de 150 años. La inspiración científica, el afán naturalista y el amor por el Arte han guiado las aportaciones realizadas por cinco  generaciones de la familia Sanz de Sautuola – Botín, propietaria de la finca.

CAMPANARIOEl trazado a la inglesa del jardín antiguo – a base de grandes praderas de césped salpicadas de multitud de árboles impresionantes, conectadas por caminos ondulantes – data de mediados del siglo XIX y ha sufrido muy pocos cambios hasta hoy. Esta ordenación “naturalista” acogió la plantación de la importante cantidad de especies exóticas que se conserva en el jardín. Fue tal el interés de la familia por aquellas, que la parte más cercana a la casa solariega se convirtió en un auténtico “jardín de aclimatación”.

Continuar leyendo «Finca de la Fundación Botín en Puente de San Miguel ( Cantabria)»

Tres jardines junto al mar Cantábrico

¿Quién diría que hay jardines en España que podríamos encontrar en Inglaterra o incluso en el este de Estados Unidos?IMG_3458

En principio, muy pocas personas, porque los jardines casi desconocidos que hemos visitado en la costa norte de España, son muy distintos a los jardines  españoles  más famosos.

Estos tres jardines junto al mar Cantábrico de los que vamos a hablar en próximas entradas, situados a la vista del mar o muy próximos a él, rodeados por praderas, bosques y montañas frondosas, desafían la idea que se tiene del jardín español, más cercana al mundo mediterráneo y a la cultura hispano árabe, cuya máxima expresión encontramos en La Alhambra y El Generalife de Granada.

El entorno de la costa cantábrica, también llamado “La España Verde”, disfruta de un clima húmedo y templado con inviernos suaves y veranos lluviosos, más similar al del sur de Inglaterra que al del resto de la península ibérica.  Este clima, el paisaje de pastos y bosques, así como las seculares relaciones comerciales con los británicos, han facilitado que la corriente naturalista en el diseño de los jardines haya sido fundamental en su creación.

Veremos pues los jardines del Chano o de la Fonte Baixa junto a Luarca ( Asturias) , los jardines de la Fundación Museo Evaristo Valle en Somió ( Gijón, Asturias) y los jardines de la Fundación Botín en Puente de San Miguel ( Cantabria).

Esperamos que disfruten de las visitas.