EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA (4)

Cuarta entrega de El Prado Florido del Norte de España en la que vemos algunos aspectos del diseño de plantación a tener en cuenta.

DISEÑO DE PLANTACIÓN

El diseño de la plantación de bulbos y vivaces que vayamos a naturalizar en nuestro prado florido debería tener en cuenta lo siguiente:

PUNTO DE VISTA DEL OBSERVADOR

El observador del prado suele estar a media o larga distancia de las plantaciones, por lo que es necesario plantar gran número de ejemplares de cada especie para causar impacto visual. Esto es así incluso cuando paseamos por los caminos abiertos en el prado, ya que siempre hay zonas alejadas del observador. Además las plantaciones pueden ser vistas desde diferentes puntos, aunque haya algunos dominantes como puedan ser ventanas o terrazas.

Prado florido en abril con glicinia florecida.
Prado florido en abril con glicinia florecida

MASAS MONOCROMÁTICAS

Causan más impacto visual las masas de flores monocolor que las masas de colores mezclados y, además, son muy comunes en nuestros paisajes. Las poblaciones de flores silvestres en los prados de siega tienden a crecer agrupadas y, por tanto, a producir manchas monocromáticas en el momento de la floración. Suele darse que una misma zona va adquiriendo diferentes colores a lo largo de la temporada, según van pasando las distintas floraciones.

A continuación vemos unos cuantos ejemplos :

Si queremos conseguir ese efecto naturalista tendremos que introducir en nuestro prado los bulbos y las plantas de la misma especie o variedad agrupadas por zonas.

Aún así, tampoco es raro encontrarse en los prados silvestres con mezclas de flores de especies herbáceas y bulbosas, aunque suele haber una de ellas que domina visualmente por su mayor tamaño o por su color más llamativo.

Orquídeas manchadas y Escilas de primavera en un prado húmedo
Espigas de la orquídea Androrchis mascula junto a panículas azules de Scilla verna en un prado húmedo.
Tipos de flores en un prado del norte: espigas de orquídeas y margaritas
Las espigas moradas de la orquídea Dactylorhiza elata junto a capítulos de Leucanthemum vulgare y Centaurea nigra ( entre otras)

MASAS COINCIDENTES EN EL TIEMPO

En los prados norteños también pueden coexistir masas de flores de diferentes especies al mismo tiempo, en este caso cada especie tiende a ocupar la zona donde las condiciones microclimáticas ( luz, humedad del suelo, ..) le son más propicias o está mejor adaptada a las mismas.

Berros de prado en un prado húmedo
Las masas de Cardamine pratensis ocupan las zonas más húmedas del prado, como son las zanjas de drenaje que lo rodean.

MASAS EN EL MISMO SITIO

Un mismo espacio o habitat puede albergar varias capas de plantas bulbosas con períodos o momentos de floración sucesivos. Por ejemplo: el mismo metro cuadrado podría contener azafranes de otoño ( fl. oct-nov), azafranes de invierno ( fl. ene-feb) , narcisos ( fl. feb-mar) , tableros de damas ( fl. mar-abr), camassias ( fl. abr-may) y orquídeas altas (fl. may).

PLANTACIÓN EN MASAS DE BULBOS

El tipo de plantación que se usa en diseños naturalistas y que más se ajusta a todo lo dicho anteriormente, es la plantación en masas ( “drift planting” en inglés). Son grupos de una sola especie bulbosa, que tienen formas redondeadas (elíptica , ameba, ..)   y no siguen patrones geométricos de plantación (marco real, tresbolillo, etc..). La forma tradicional de distribuir los bulbos sobre el terreno del prado florido para conseguir esa distribución consiste en lanzarlos al aire y plantarlos donde caigan ¡ Con cuidado de no perderlos entre la hierba!

Plantador de bulbos que utilizamos en nuestro prado
Este plantador de bulbos profesional es perfecto para plantar o trasplantar masas de bulbos
( Plantador de la tienda online Mis Herramientas de jardín )

La densidad de plantación ( número de bulbos por metro cuadrado) está influida por:

  • Tamaño y altura de las inflorescencias .
  • Capacidad de multiplicación y colonización.
  • Efecto ornamental que se quiera crear.
  • Presupuesto o cantidad de bulbos disponibles.

Por ejemplo, si queremos conseguir un efecto más potente e inmediato, podríamos plantar desde unos 10 ó 15 bulbos por metro cuadrado en bulbos de plantas grandes como camassias, hasta más de 50 bulbos por metro cuadrado en bulbos de plantas pequeñas como los azafranes. Hay que tener en cuenta que si las plantas se naturalizan bien, comenzarán a multiplicarse en poco tiempo.

JUEGOS DE COLOR

Cuando nuestro prado florido acoja especies arbóreas, arbustivas o herbáceas con coloraciones llamativas en primavera como glicinias, weigelias, lunarias,… o en otoño como arces, liquidambar, , caquis, … Podremos aprovechar esa circunstancia para situar a su alrededor bulbos que produzcan juegos de color interesante.

Más entradas de esta serie:

EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA (1)

EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA (2)

EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA (3)

EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA (3)

Tercera parte de El Prado Florido en el Norte de España donde vemos los criterios funcionales en la selección de especies.

SELECCIÓN DE ESPECIES: CRITERIOS ORNAMENTALES

La selección de especies que vamos a introducir en nuestro prado con flores del norte creemos que también debería tener en cuenta los siguientes criterios :

MOMENTO Y DURACIÓN DE LA FLORACIÓN

Si queremos que nuestra pradera se mantenga en flor el máximo tiempo posible tendremos que incluir un número suficiente de especies. Estas las escogeremos de forma que su floración aparezca sucesivamente y que , a ser posible, se solape sin tiempos muertos.

BULBOSAS

En el diagrama inferior podemos ver la aplicación práctica de lo expuesto. Corresponde a las floraciones de las plantas bulbosas desde el otoño hasta la primavera en nuestro prado para un año medio. Hemos corregido el diagrama original y eliminado las especies que desaparecieron.

Floración escalonada de las plantas bulbosas en nuestro prado (1)

Como vemos, nos da una idea bastante aproximada del escalonamiento de floraciones que hemos creado y de los colores que van a aportar a la composición del prado del norte . Las fechas de inicio y final de la floración cambian cada temporada en función de las temperaturas invernales, del momento real del inicio de la primavera y de la insolación o calentamiento que recibe cada zona.

HERBÁCEAS DE FLOR

También nos conviene contar con los períodos de floración de las herbáceas de flor , ya sean existentes o de plantación nueva, para poder anticipar el juego de colores que se va a producir en cada momento del año en las zonas ocupadas por ellas.

Períodos aproximados de floración de las herbáceas de flor en nuestro prado (2)
( Fuente de datos: https://www.asturnatura.com/ )

TAMAÑO Y FORMA DE LAS FLORES

Flores de la orquídea Serapias cordigera en un prado del norte de Santander
Grupo de flores de la orquidea Serapias cordigera en un prado de Cabo Mayor (Santander)

Por lo general tienen un aspecto más natural las flores pequeñas o las inflorescencias como espigas, corimbos, capítulos,.. que las flores muy grandes obtenidas por selección e hibridación en vivero. Así, por ejemplo , son preferibles los bulbos botánicos (3) o de flores pequeñas a las variedades selectas para la naturalización en el prado .

ALTURA DEL TALLO FLORAL

Debido al régimen de siegas de nuestro prado, éste pasa por fases sucesivas de hierba baja, hierba media en crecimiento y hierba alta. También deberemos tener en cuenta estas alturas de la hierba a la hora de elegir las plantas, ya que idealmente la altura del tallo floral debería ser igual o mayor a la altura de la hierba  para que pudiéramos apreciar bien las flores desde lejos.

Espigas de orquídea en un prado del norte de España.
Espigas de Androrchis mascula en un talud de prado

Esto muchas veces ocurre de forma natural, así se puede comprobar en prados donde las plantas que aparecen tienen tallos florales cada vez más altos según avanza la temporada de crecimiento de la hierba.

Es el caso de dos orquídeas terrestres autóctonas que comparten el mismo hábitat de prados húmedos: el satirión manchado (Androrchis mascula) y la Dactylorhiza elata. La primera florece en abril y llega alcanzar los 60 cm. de altura, mientras que la segunda florece un mes más tarde, cuando la hierba empieza a estar muy alta, y su tallo floral casi puede doblar en altura a la primera. Similarmente, el berro de prado (Cardamine pratensis) , otra herbácea vivaz autóctona propia de zonas húmedas que florece entre abril y mayo, también llega a 60 cm. de altura.

El Berro de prado es común en los prados húmedos del norte
Inflorescencias de Cardamine pratensis en un prado húmedo
 (1) y ( 2) Los colores de las barras indican el color aproximado de las flores. 
(2) Las zonas sombreadas de las barras indican los "picos" de floración de aquellas herbáceas reflorecientes.
(3) Los casas comerciales de plantas bulbosas llaman "bulbos botánicos" a los ejemplares de especies silvestres que no han sido objeto de selección o mejora varietal. Por ejemplo los narcisos silvestres Narcissus bulbocodium o Narcissus triandrus son "botánicos", mientras que los Narcisos "Thalia" o "Carlton" son variedades seleccionadas.

Más de esta serie:

EL PRADO FLORIDO EN EL NORTE DE ESPAÑA (1)

EL PRADO FLORIDO EN EL NORTE DE ESPAÑA (2)

EL PRADO FLORIDO DEL NORTE DE ESPAÑA(1)

Primera entrega de El Prado Florido en el Norte de España donde vemos lo que es un prado florido y las ventajas que tiene sobre el césped.

prado florido en abril
Abril: prado florido con orquídeas, botones de oro, camassias y tréboles

INTRODUCCIÓN

Una de las imágenes más evocadoras de la vida en el campo quizás sea la del prado con flores o prado florido. Esta aparece en la literatura, en la pintura, en el cine, en la publicidad , en la televisión . ¿Quién no recuerda a Heidi corriendo por los prados alpinos de su abuelo? ¿ o La Casa de la Pradera? o ¿ Quién no ha soñado con tumbarse en un campo de flores en primavera?.

Quizás sea por eso que los prados con flores ornamentales se cultivan desde hace mucho tiempo en países de gran tradición jardinera. Llevan años siendo parte integrante de parques y jardines de Inglaterra, Estados Unidos, Francia, Alemania y otras naciones de jardinería avanzada.

Los prados floridos ocupan lugares de honor en los parques y son proyectados por grandes diseñadores de jardines. A estas alturas, ya se han desarrollado multitud de técnicas, variantes y estilos. Pero, como quien dice, acaban de llegar a España y poco a poco van introduciéndose en la jardinería pública y privada de la mano de unos pocos atrevidos. Diseñadores y jardineros que desafían con sus prados de flores la aridez de gran parte de la península ibérica.

Sin embargo, aquí en el Norte, tenemos la suerte de que el prado florido es un tipo de jardinería que encaja perfectamente en climas húmedos como el de la  Cornisa Cantábrica. Como cualquier diseño naturalista está inspirado en paisajes más o menos silvestres. En nuestra zona, podríamos considerar que traslada al jardín – mejorándolos – esos prados de siega y diente tradicionales destinados a la cría del ganado.

Prado florido con azafranes de otoño
Octubre: Azafranes de otoño en el césped del antiguo Jardín de la Isla
(Jardín Botánico Atlántico de Gijón)

Desde luego no rivalizan en color o espectacularidad con las praderas de flores anuales y vivaces de Inglaterra, pero se integran mejor en nuestros paisajes y , también, en nuestros recuerdos.

¿QUÉ ENTENDEMOS POR UN PRADO FLORIDO?

Un prado florido, desde un punto de vista técnico, consiste en una matriz de vegetación permanente, mezcla de especies de gramíneas y de plantas herbáceas de flor – tanto autóctonas como introducidas – ,  que puede incorporar una o varias capas de especies bulbosas naturalizadas. Se distingue así  de los prados de flores anuales o mezclas de anuales o vivaces, que desde hace poco  se comercializan en España,  en que estos últimos no suelen llevar gramíneas en su composición.

Además podemos incorporar cualquier otro elemento del diseño vegetal del jardín, como son árboles ornamentales, frutales, arbustos, etc.. De forma que el prado florido se convierte en la capa que tapiza el terreno de nuestra composición.

Dado que despierta un merecido interés esta forma de jardinería, voy a contar a lo largo de estas entradas lo que hemos aprendido experimentando en nuestro prado florido situado en Oviedo.

Continúa en pág. 2

Flores mes a mes

Flores de mayo
Macizo de flores en Mayo: Amapolas, Calas, Dedaleras, Gitanillas, Lirios, Manzanilla, Minutisas y Salvias. ( Oviedo, Asturias)

Aunque un jardín tiene bastantes más componentes que las flores que lo adornan y colorean, las necesita para aumentar su atractivo y evitar la monotonía, de tal forma que su presencia es prácticamente imprescindible para que un  jardín sea considerado como tal. Tan arraigada está esta idea que se utiliza la expresión “es como un jardín sin flores” para destacar que falta lo esencial para que este completo el objeto referido.

UN POCO DE HISTORIA

Ya Gregorio de los Ríos, jardinero de Felipe II, en su libro Agricultura de jardines ( Madrid, 1592) nos dice que el jardín no requiere plantas medicinales o árboles frutales si no “flores agradables a la vista” y “árboles de flores que tenga olor y vista”. Más adelante nos da una lista alfabética  de “plantas de yerbas y flores acomodadas para adornar y hermosear jardines”, donde encontramos plantas que se siguen utilizando mucho actualmente como las “Açucenas”, “Bioletas”, Claveles, “Clavellinas”, Campanillas , “Gradiolos”, Jacintos, Lirios, Narcisos, etc.. y algunas que son más difíciles de ver como la Angélica.

Continuar leyendo «Flores mes a mes»

La primera flor del 2016

La primera flor del 2016 que ha nacido en nuestro jardín, se ha producido a inicios de enero en una planta de Iris japonica. Las temperaturas suaves que hemos tenido durante el otoño y el inicio del invierno han provocado que esta planta haya adelantado unos dos meses su floración sobre la fecha del año 2015.

iris japonica2015

Este lirio crestado, originario de los márgenes de bosques y prados húmedos de zonas templadas y subtropicales de China y Japón, es una planta perenne rizomatosa que se extiende mediante finos estolones. En las condiciones apropiadas de semisombra , alta humedad y clima templado es una planta cubre suelos rústica y original que florece durante un largo período.

Nosotros la tenemos situada en una esquina orientada al sur -protegida del viento frío del Nordeste – con una ligera caída hacia el mediodía. El terreno esta cubierto por un limonero y un alcanforero , ambos de hoja perenne, y un peral. Esta posición cálida, junto con el disfrute de mucha sombra en verano y mucho sol en invierno , se ha demostrado excelente para el desarrollo y floración de este lirio tapizante.

http://www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/iris-japonica-fringed-iris